Preview

Los demócratas buscan en Nevada el voto de los latinos

Leandro Dario

Perfil

Feb 22, 2020

Sanders and Buttigieg in Nevada

‘El Tío Bernie’ Sanders es el favorito, seguido por el ex vicepresidente Biden. La primera minoría del país tiene un rol decisivo en ese estado.

Los demócratas batallarán hoy en Nevada, el primer estado en el calendario de primarias donde los latinos tienen un peso considerable en las urnas. El “Tío Bernie” Sanders, como lo llaman sus seguidores, Pete Buttigieg, Elizabeth Warren, Joe Biden y Amy Klobuchar se medirán en caucus en Las Vegas y Reno, donde esperan llevarse la mayor cantidad de delegados en disputa y eludir el bochorno de Iowa, donde el recuento de votos demoró dos días. Ninguno de ellos es latino, lo que plantea un interrogante que puede ser decisivo en la carrera por la Casa Blanca: ¿A quién apoyará el grupo demográfico que más rápido crece en los Estados Unidos?

Los latinos representan el 29% de la población de Nevada. De ellos, el 19,7% está habilitado para votar, más de la media nacional, que alcanza el 13%. Se trata de 407 mil personas que podrían inclinar la balanza en las primarias. “Bernie Sanders es por lejos el más apoyado”, explicó a PERFIL Juan Proaño, CEO de Plus Three, una consultora política especializada en el voto latino.

El senador por Vermont recaudó 8,2 millones de dólares de donantes latinos, mientras que Elizabeth Warren y Pete Buttigieg apenas 2 millones, según un relevamiento de Plus Three. “Los latinos se preocupan por temas incluidos en la plataforma de campaña de Sanders: menor costo de la atención médica, empleos, sueldos más altos, derechos de los inmigrantes, detener el racismo y mejorar la educación”, afirma Proaño, quien sostiene que Sanders arrastra el apoyo que cosechó en su campaña de 2016, donde fue vencido por Hillary Clinton.

El recuerdo de Obama. Stephen Nuño-Perez, director de Comunicaciones de Latino Decisions, considera que Sanders y Biden lideran la disputa por el voto latino. “Tiene que ver con una cuestión generacional. Los latinos, por ser tan jóvenes, han estado gravitando hacia Sanders. Están en sindicatos, tratando de conseguir trabajo, son estudiantes, inmigrantes, y Sanders ha adaptado muy bien su mensaje a ellos”, reveló a este diario.

“Biden logró apoyo de la comunidad latina y afroamericana, por lo que está primero o segundo, depende la encuesta que se mire”, sostiene, por su parte, Proaño. “Su atractivo es que ofrece una cierta estabilidad. Es ex vicepresidente y viene con un aura de seguridad de que si es elegido, si es el candidato demócrata, le ganará la presidencia a Donald Trump”, asegura Nuño-Perez.

Los latinos serán la primera minoría en las elecciones de 2020, superando por primera vez a los afroamericanos. Pero su influencia no es uniforme en todos los estados del país. En Nuevo México, California y Texas son un jugador de peso y representan el 42,8%, el 30,5% y el 30,4% del padrón electoral. A nivel nacional, son 32 millones los que están habilitados para votar, pero no todos acudirán a las urnas ni se registraron para hacerlo. Según una encuesta difundida por Univisión, el 73% dijo que iría a votar, y 12% que probablemente, lo haría.

El electorado latino tiene un promedio de edad de apenas 38 años en Nevada y está integrado, mayoritariamente, por estadounidenses de origen mexicano.

Amenazas. El sindicato de los Trabajadores Culinarios, muy poderoso en el estado, hegemonizó el debate público en las primarias, al publicar un cuadro sobre las políticas de los candidatos que restó popularidad a Sanders. Su proyecto de cobertura universal de salud supondría una amenaza para los beneficios que conquistaron sus afiliados. Tras divulgar la información, gremialistas fueron amenazadas por teléfono y redes sociales. “Quienes enviaron esos mensajes eran seguidores del senador Sanders”, denunció Geoconda Argüello-Kline, tesorera del sindicato.

Influenciá Según un estudio del Pew Research Center, los latinos tendrían un mayor peso que en las elecciones de 2016. “El 56% de los votantes latinos viven en estados con primarias o caucus que se celebran en el Súper Martes o antes de él. En 2016, esa proporción era del 27%. Eso significa que, como mínimo, tendrán más voz”, aseguró a PERFIL Mark Hugo Lopez, Director de Migración Global e Investigación Demográfica de la organización no gubernamental.

Los precandidatos demócratas chapurrean por estas horas palabras en español, se reúnen con líderes comunitarios, y, sobre todo, cuestionan la política inmigratoria de Trump, una de las principales motivaciones de los latinos para votar el próximo 3 de noviembre. Pero muchos de ellos desconocen profundamente la región.

La ignorancia fue transmitida la semana pasada por la cadena Telemundo. El periodista Guad Venegas le preguntó a Klobuchar, senadora por Minnesota, qué sabía del presidente de México. “Sé que resultó electo en los últimos años. No lo conozco personalmente”, fue su escueta respuesta. “Sé que son nuestros vecinos e independientemente de quién sea su líder, será alguien con quien trabajaré”, intentó una vez más. “¿Sabe quién es, sabe su nombre?”, repreguntó Venegas. Presa del pánico, Klobuchar miró detrás de cámaras buscando a sus asesores y contestó: “Sé que es el presidente de México”. “¿Pero puede decirme su nombre?” “No”.

Klobuchar no fue la única que no sabía quién era Andrés Manuel López Obrador. Tom Steyer dijo que tampoco lo recordaba. Solo Buttigieg contestó.

Trump contra el Rusiagate

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, calificó ayer como una “farsa” de sus rivales demócratas un informe de inteligencia, divulgado durante una sesión confidencial en el Congreso, que alerta que Rusia está interfiriendo en las elecciones de noviembre. “Otra campaña de de-sinformación está siendo lanzada por los demócratas del Congreso diciendo que Rusia me prefiere a mí que a cualquier otro candidato de los demócratas, que no hacen nada”, escribió en su cuenta de Twitter.

Los legisladores demócratas expresaron su preocupación después de recibir un informe clasificado del ex director interino de Inteligencia Nacional, Joseph Maguire.

Según The New York Times, Trump recriminó a Maguire la reunión y luego lo despidió.